Pancitos de calabaza y masa madre

No hay comentarios

Ay las calabazas!! Las calabazas!!  No podía quedarme sin compartir una receta elaborada con ellas. Estos bollitos los hice para el desayuno de mis chicos, con un poco de calabaza horneada que me quedó después de hacer estos muffins para mi hija. Y justamente como me sobraba pasta madre madura tras un refresco en preparación para hacer Panettone tenía que darle uso. Si no tienes pasta madre, puedes usar masa madre sólida al 50 % de hidratación…



Enriquecidos con la adición de masa madre y el puré de calabaza asada, además de mantequilla y leche, estos pancitos quedan fantásticos, suaves, esponjosos, con mucho sabor y aroma...y visualmente muy atractivo con ese colorcito amarillo que le imparte la calabaza.  Estoy segurísima de que les encantarán.

Aprovecho y les recuerdo por aquí una de las recetas más populares de mi blog, que pueden ver en este enlace --el pande molde con calabaza.

Por supuesto,.. si no tienes masa madre ni pasta madre, se pueden hacer con levadura seca o fresca aumentando a unos 3 gramos la cantidad sugerida en la receta.

Sin más, dejo esta receta por aquí. Feliz viernes!!


Ingredientes:
(para 12 pancitos de 50 g aprox)

90 g calabaza asada u horneada (hecha puré fría o temperatura ambiente)
100 g de leche líquida fría
35 g azúcar
6 g de sal
270 a 280 g de harina de fuerza (12,5 a 13 % proteínas)
80 g masa madre sólida activa (masa madre al 50% hidratación)
1 g o 1/4 de cucharadita de levadura seca instantánea
30 g de mantequilla a temperatura ambiente

Para pincelar antes de hornear: cantidad suficiente de leche
Para pincelar después de hornear: cantidad suficiente de mantequilla suave a temperatura ambiente

Elaboración:
Masa lista antes del primer levado.

1.Comenzar amasando muy bien todos los ingredientes menos la mantequilla.
2. Agregar la mantequilla cuando la masa ya está formada y continuar amasando hasta que se vea elástica y brillante.
3. Dejar reposar durante 10 minutos sobre el mesón. Volver a amasar ligeramente y formar una bola.
4. Colocar en un recipiente engrasado cubierto con plástico durante una hora a temperatura ambiente y luego llevar al frío (nevera) durante por lo menos 8 horas. (Si no desea llevarlos al frío, dejar que duplique su volumen a temperatura ambiente).
5. Sacar del refrigerador y dejar que repose unos 15 minutos a temperatura ambiente. 
6. Cortar bollos de 50 g, bolear y reposar tapados 10 a 15 minutos.
7. Volver a bolear y colocar sobre una bandeja cubierta con papel de horno, con un poquito de separación, no mucha para que queden todos juntitos tras la cocción. Dejar fermentar entre 90 y 120 minutos, o hasta que dupliquen su tamaño. Justo antes de hornear, barnizar con leche.

Pincelar con leche los bollitos antes de hornear.

8. Hornear a 180 C durante 15 a 18 m hasta que se vean ligeramente dorados.
9. Retirar del horno y aún calientes barnizar con mantequilla suavizada. Retirarlos del molde preferiblemente para que enfríen sobre una rejilla.


Brillantes tras pincelar con mantequilla una vez horneados.


Suaves y esponjosos, deliciosos untados con mantequilla.

No hay comentarios